MELCHOR ALMAGRO SAN MARTÍN
Diplomático y escritor (1882-1947)

Inquietante y atractiva a un tiempo es la figura de Melchor Almagro San Martín, que resume en su personalidad y en su forma de vida mucho del tiempo que le tocó vivir, con el que se identificó plenamente. Diplomático, escritor, político ocasional, Melchor Almagro nos sorprende en ocasiones por lo avanzado de sus posiciones o por los destellos de anticipación a su propio tiempo.

Nacido en Granada el 12 de abril de 1882, hijo de Melchor Almagro Díaz y de Pilar San Martín, su infancia y juventud transcurre en Granada, marchando a Madrid para realizar sus estudios universitarios. Antes, ha tenido ocasión de formar parte de la Cofradía del Avellano, como el más joven de sus miembros.

Años de Universidad, decía, donde traba amistad con Ortega y Gasset, entre algunos otros. Francia y Alemania, donde culmina su preparación. Ingreso en la carrera diplomática, en que un primer destino le lleva a París. Antes de eso se ha lanzado a la política activa, consiguiendo representación en el Congreso en varias ocasiones, en las que siempre tuvo destacada actuación. Senador también en algún momento.

En 1909 decide abandonar la política activa, dedicándose casi por entero a la diplomacia. París, Viena o Bogotá son algunos de sus destinos de entonces. Vida un tanto bohemia y arriesgada, de la que él dejó constancia en alguna ocasión. Hombre de intensa vida social, frecuenta los salones, dejándonos en algunas de sus obras una viva estampa de formas y personajes que ya son historia.

La faceta de escritor es la que cultiva más asiduamente y la que llena la última etapa de su existencia, con un cierto aire decadente hoy, pero fiel reflejo de una sociedad y una época de las que fue espectador y protagonista.

Almagro San Martín moría en Madrid el 12 de abril de 1947.

Granadinos del siglo XX | Redacción ideal.es