JOAQUÍN GALERA MAGDALENO
Ciclista (1940)

Para muchos aficionados jóvenes el nombre de Joaquín Galera se vincula a un Memorial, el que rinde homenaje cada año al desaparecido Manuel Galera, un buen corredor que entregó su vida en la carretera, pero cuyos méritos deportivos, con ser importantes, no son equiparables a los de este Joaquín, hoy justamente reconocido como uno de los mejores deportistas granadinos.

Joaquín Galera está entregado en cuerpo y alma a la organización de la prueba que mantiene vivo el recuerdo de su hermano Manuel, con el que llegó a compartir sueños y sacrificios por las carreteras de media Europa, pero en su palmarés de ciclista hay triunfos que le avalan como tal vez el mejor ciclista de Granada y, sin duda, como uno de los mejores escaladores españoles de todos los tiempos, aunque no haya tenido la fama de hombres míticos como Loroño, Bahamontes o Julio Jiménez, con alguno de los cuales llegó a competir.

Precisamente con Julio Jiménez protagonizó varias de sus gestas más sonadas. En una de ellas, en la etapa reina del Tour de Francia, el 8 de julio de 1965, tuvo que disputarle el triunfo al abulense y terminó imponiéndose en la meta de Briançon, logrando de esta forma algo que está reservado a muy pocos corredores, pasar a la historia de la ronda francesa como ganador de etapa. Un tercer puesto en otra etapa –ganada por Julio Jiménez– y muchos triunfos en pruebas importantes prestigian una trayectoria vinculada a equipos de tanto renombre como el Kas, Licor 43, Pinturas Ega, Fagor y La Casera, donde este armillero dejó siempre la impronta de los grandes campeones.

Granadinos del siglo XX | Redacción ideal.es