CARLOS CANO
Cantautor (1946-2000)

Nacido en nuestra ciudad en 1946, en el barrio del Realejo, en la cuesta de Rodrigo del Campo, Carlos Cano es uno de los representantes más destacados de la canción andaluza, habiendo sido el creador de un nuevo tipo de copla popular, comprometida con la problemática social de Andalucía, que toma como base las raíces más profundas del propio folklore, como se refleja ya en su primer disco A duras penas aparecido en el año 1976.

Su popularidad creció rápidamente durante la transición a la democracia como consecuencia de la edición de títulos de contenido sociopolítico que alentaron la España de aquellos años inmersa en el marasmo de la recuperación de las libertades en el país. A esta época pertenecen títulos como La murga de los currelantes o El Salustiano, por citar algunos, que hizo muy populares.

En 1983 grabó, Si tuviera abiertas todas las puertas, una síntesis de la ejecutoria anterior. Con Cuaderno de coplas de 1985 se encamina hacia la copla popular andaluza, tendencia confirmada con Quédate con la copla de 1987, en el que recupera varios títulos populares como Ay, Maricruz o Falsa monéa, engarzándolos con obras propias como María la portuguesa. En esta última dirección editó Luna de abril en 1988, Ritmo de vida en 1989, En directo en 1990 y Mestizo en 1992. Además de los citados, no pueden olvidárse de su discografía, creaciones como Las crónicas granatensis, dedicadas a nuestra tierra, o las creaciones, más antiguas, realizadas en pos del que dio en llamarse "Manifiesto del Sur", firmado por otros creadores y cantautores.

En 1996 sufrió un peligroso accidente vascular, un aneurisma de aorta, que a punto estuvo de acabar con su vida. Hizo que lo trasladaran a la clínica Monte Sión de Nueva York donde salvó la vida. En diciembre de 2000, la misma enfermedad volvió a manifestarse y falleció en su Granada natal. Es uno de los personajes que encabezó "el manifiesto 2 de enero".

Granadinos del siglo XX | Redacción ideal.es