ideal.es
 Webmail    Alertas   Envío de titulares    Página de inicio
PORTADA ACTUALIDAD ECONOMÍA DEPORTES OCIO TUS ANUNCIOS SERVICIOS CENTRO COMERCIAL PORTALES


  INNOVACIÓN 

Invernadero en Almería

CIENCIA&EMPRESA

Invernaderos que no son cuentos chinos

Especialistas en agricultura intensiva de la Universidad de Almería viajan a China para estudiar sus explotaciones agrícolas. El país asiático necesita ayuda con sus cultivos porque se exceden con los pesticidas y necesitan pautas de gestión ambiental.

LA productividad de los invernaderos almerienses no es un cuento chino. Cualquiera que visite la zona puede observar las miles de hectáreas de cultivo bajo plástico que cubren estas tierras y dotan de frutas y verduras a las ciudades de medio mundo. Una realidad evidente que no pasa desapercibida ni para los agricultores del lejano oriente, cuyos cuentos tienen poca credibilidad para el refranero popular.

Así, un grupo de investigadores de la Universidad de Almería han viajado al país asiático para estudiar sus cultivos de agricultura intensiva e intentar aportar algunas soluciones a sus problemas de gestión, productividad y abastecimiento para los catorce mil millones de chinos que conviven en este lugar. De la misma manera, una comitiva de aquel país visitó en enero durante tres días la institución educativa andaluza, así como cooperativas y empresas agrícolas, con el objetivo de conocer los detalles que esconden estos recintos bajo plástico, desde la producción hasta la comercialización de los productos de invernadero, sobre todo, de las flores de cultivo.

Andrés García Lorca, especialista en explotaciones agrícolas de la universidad almeriense, explica que después de sus trabajos de campo realizados desde 2004 en 16.000 hectáreas de cultivo en Pekín y cerca de 30.000 en Kunming, ha detectado como principal déficit la cuestión ambiental: «Las primeras evaluaciones coinciden en la necesidad de una mejora ambiental, porque ahora mismo producen utilizando un alto nivel de partículas fitosanitarias. Casi el 50% de los costes de producción los genera el uso de pesticidas, que no son buenos ni para la salud de la población ni para el bolsillo de los productores», afirma el experto. Además, otras carencias son la falta de una buena gestión y calidad del agua, y la poco rentabilidad de sus procesos productivos, materias en la que Almería puede aportar mucho conocimiento ya que es líder en reducción de costes con su sistema de gestión integrada.

En este proyecto de colaboración no sólo participa el equipo español, sino que también lo hacen franceses y polacos. De hecho, es un proyecto de colaboración de la UE y China, que estos países presentarán en marzo ante la UE. Porque aunque los chinos cuentan con tecnología importada de EE UU y Holanda aún necesitan algunas lecciones básicas de gestión de sus recursos.

Cultivos con calefacción

El experto en agricultura intensiva explica que las características de estas regiones de la civilización oriental son bastante diferentes a las de Almería: «Los suelos están superexplotados y en Kunming la temperatura media es en verano de 20 grados y en invierno de 9,6. Mejor tiempo que en el sur de España», aclara. «Pero, sin embargo, en Pekín los termómetros descienden hasta menos 11 grados en enero y los invernaderos cuentan con calefacción», prosigue. El especialista adelanta también que sus investigaciones no sólo quieren mejorar el nivel productivo de la agricultura china con técnicas y tecnologías, sino también cooperar para incrementar la calidad de vida de los trabajadores. «Para difundir estos conocimientos se realizarán manuales para las explotaciones y una normativa de buenas prácticas agrícolas», concluye.

 
Vocento